Martha Chapa, toda una vida en el arte

2017-08-02Verónica Ibarra

Es una mujer instalada en pleno siglo XXI, consciente de la gran responsabilidad personal y social que tiene. Ha puesto todo su empeño en crecer integralmente, en dar lo mejor. Ha buscado y encontrado la manzana. Ella ha contraído nupcias con el mundo: con la vida. Ha vivido de cerca todos los sentimientos: la alegría, la tristeza, la certeza, la euforia, los desvelos. 

Son incontables sus trabajos que pasan para formarse como ser humano y artista.

Por esto y otras cualidades, Martha Chapa ha sido reconocida por su 50 años de trayectoria artística y, recientemente, se le rindió un homenaje en la sala Manuel M. Ponce, del Palacio de Bellas Artes. Fémina platicó con esta gran pintora, quien ha realizado más de 220 exposiciones individuales e innumerables colectivas.

"He tenido un cúmulo de emociones que sólo puedo resumir en unas palabras que brotan desde muy adentro de mi alma: gracias y mis bendiciones para todas y todos. Quizá nunca, como ahora, miré hacia dentro de Bellas Artes, reconocí tanta belleza en especial sus murales y esculturas, y de paso hasta elevé una plegaria a las diosas y musas del arte. Arte que está presente en cada instante de mi vida y que, en lo personal intento encausarlo hacia mi obra, mediante formas, texturas y colores que quedarán luego plasmados en creaciones que conllevan siempre mis manzanas. Al igual, mi ferviente deseo de entregar todo lo que he podido a mi México y su excepcional cultura. Estoy consciente de esa enorme responsabilidad ,y por ello desde hace más de cinco décadas, he recorrido el mundo en una travesía fascinante, difícil a veces, pero en todo caso comprometida siempre y  plenamente con mi vocación de creadora", dijo Martha Chapa a Fémina.

Reconocida por sus pinturas de manzanas, Chapa recuerda que fue en la infancia su primer pintura sobre este fruto. Cuenta que, desde niña su padre depositaba una manzana en su buró pues llegaba muy tarde del trabajo. Así el se manifestaba que había regresado a verla aún y cuando estuviera dormida. Y así, las manzanas se fueron quedando inconscientemente en los años sucesivos hasta sus pinturas más recientes.

Originaria de Monterrey, Nuevo León, la artista compartió otros recuerdos como el de haber tenido una infancia agazapada entre la ternura de un padre médico y las enseñanzas de su madre. 

Un matrimonio en la adolescencia; la austera estancia en Nueva York (la Gran Manzana) los duros y maravillosos años difíciles en que los hijos llegaban; la primera exposición en un garaje sin luz, el terco aprendizaje, las críticas adversas, el ácido estímulo de los detractores; el amor de la gente, las experiencias , sueños y deseos.

"Todo está presente y acude puntualmente convocado, como en las madrugadas cuando yo, Martha Chapa, me siento a pintar una obra, y así regresa mi pasado traslucido en el color y texturas", confesó Chapa.


MOMENTOS ÚNICOS

Revela que ha llevado una vida familiar intensa que le ha permitido compartir su carrera profesional con sus padres, hermanos y por supuesto sus hijos. Todos ellos han sido motivo de inspiración.

"Quiero compartir con ustedes quizás más que anécdotas, momentos únicos e importantes de mi vida, recordar a algunas personas que han hecho sacrificios para comprar obra de mi autoría. 

Por ejemplo; no podré olvidar a una jovencita que a su padre le pidió como regalo de 15 años, en lugar de una fiesta, una de mis manzanas. Cuando vinieron a mi Estudio a recoger la obra y me contaron su deseo, me solté llorando. 

Otro recuerdo hermosísimo, fue el que me dio una mujer muy modesta que llegó a mi Estudio y me preguntó cuánto costaba la serigrafía más pequeña que tuviera. Ella traía una cajita con todos sus ahorros que llevaba juntando de años, porque tenía la ilusión de tener un Chapa en su casa. 

Al contarme dicha hazaña le quise dar un óleo, por supuesto que no quise recibirle el dinero, pero ella se negó y me contestó: '¿Acaso mi dinero no tiene valor?' 

Cuando pasan este tipo de situaciones que he presenciado en distintos momentos, me han llenado de gozo saber que mi pintura llega a la juventud, a los hombres, a las mujeres y me conmueve hasta las lágrimas ver como mis trazos despiertan sensaciones y emociones", expresó Chapa, quien inició su obra artística en la década de 1960.

Fuera de los reflectores, Chapa describe que festejará este 50 aniversario con mucha serenidad y reflexión sobre su obra realizada, además de continuar la investigación gastronómica, el periodismo cultural, la conducción en programas de televisión y la participación en los movimientos a favor de los derechos de las mujeres.

Entre sus planes profesionales, expresa que seguirá pintando sus manzanas con la idea de que reflejen en alguna medida, simbólicamente los tiempos actuales con sus realidades problemas y retos.


"El arte está presente en cada instante de mi vida y que, en lo personal intento encausarlo hacia mi obra, mediante formas, texturas y colores que quedarán luego plasmados en creaciones que conllevan siempre mis manzanas"

Martha Chapa

Pintora


Mantente informad@ con lo más actual en nuestras redes sociales, dale ME GUSTA en Facebook o síguenos en TWITTER.

Mas Vistas de Hoy

¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!