Leyes Migratorias

Michelle Quintanilla


En espera del cambio

2016-07-08

Por más de año y medio, millones de migrantes indocumentados estuvieron esperanzados en que la Corte Suprema de Estados Unidos tomará una decisión en el caso de "Texas v Estados Unidos," demanda apoyada por 25 estados de la Unión Americana y encabezada por el estado de Texas.
La demanda argumenta que el Presidente Obama excedió su poder ejecutivo, proponiendo la implementación del programa de DAPA y DACA  ampliado. ‎ Esto consideran fue una decisión legislativa, y no dentro del poder ejecutivo.

Los programas, actualmente bloqueados, permitirían que aproximadamente 5 millones de indocumentados, sin antecedentes penales, suspendieran su deportación temporalmente.
Ambos programas les permitirían obtener autorización de empleo‎ en E.U., así como estancia legal temporal, a través de un amparo.          

Con sólo 8 Jueces en la Corte Suprema, después de la muerte del Juez Antonin Scalia, la Corte no llegó a un veredicto.  Terminaron en un empate:  4 a favor y 4 Jueces en contra.  El resultado no fue favorable para los 5 millones de migrantes, cuyo futuro sigue en el aire.  Por ahora, queda en vigor la prohibición temporal de implementar DACA ampliado y DAPA y el caso ira a juicio.

Tomemos en cuenta que DACA y DAPA son sólo pasos hacia un cambio migratorio.  Son pasos que no sólo afectan el estado migratorio de los beneficiados, si no a la población entera de Estados Unidos, ya que la legalización de 5 millones de indocumentados definitivamente tendría ‎un impacto positivo en la economía del país.

Estas siguen siendo medidas temporales.  Ninguno de estos programas otorga derechos permanentes a este segmento de la población indocumentada.  La única vía hacia un cambio ‎trascendental es una reforma comprensiva, tema que siempre he apoyado. ‎ Lo he apoyado porque creo que ya es una emergencia para Estados Unidos resolver la situación de esta población, que, NO se va a salir, ni voluntariamente ni por la fuerza. Seguirán buscando una mejor vida y entrarán ilegalmente las veces que tenga que hacerlo.  Esa es la realidad.

Me considero una persona objetiva.  Pero, en el ramo de migración, confieso que no siempre lo soy. Dada mi profesión, normalmente, siento que tiendo a favorecer al migrante.  Aun así, recientemente cuestioné‎ lo siguiente:  hay millones de extranjeros que quisieran poder vivir legalmente en Estados Unidos. ‎ No tienen la manera de hacerlo. No tienen una profesión;‎  no tienen parientes americanos;  no tienen parientes residentes legales;  no tienen oferta de trabajo en Estados Unidos. No tienen la vía para ingresar a Estados Unidos legalmente y fundar una estancia. Y no lo hacen.  También hay aquellos extranjeros quienes sí tienen parientes americanos y residentes legales de Estados Unidos. Para mucho, la espera para poderse inmigrar por medio de ellos, es de 15 o 20 años.  Ellos hacen su trámite y esperan. 
Esperan pacientemente, o impacientemente, pero esperan los años que sean necesarios para poder ingresar algún día legalmente.

Y por otro lado, tenemos a  los millones quienes ingresan ilegalmente, sí, efectivamente violando las leyes del país.....y por ellos abogamos.  ¿Cuál es su opinión?


¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!