Leyes Migratorias

Michelle Quintanilla


Pánico viral entre residentes

2017-05-04

Con la nueva administración estadounidense, estamos en un estado total de incertidumbre, especialmente en el tema migratorio.  El ambiente es uno de temor.  Los que no tienen visa, la quieren tramitar ya; los que son residentes quieren la ciudadanía; y los que son ciudadanos estadounidenses quieren confirmación de que no la perderán.  Además, las redes sociales se han encargado de sembrar pánico.  Diario me llegan llamadas en referencia a correos electrónicos, advirtiendo del riesgo de no ser admitido a Estados Unidos, por una u otra razón.  
Uno en particular creó pánico viral.  Recibí docenas de llamadas y correos de residentes legales quienes habían recibido un texto o correo advirtiendo que su residencia permanente estaba en riesgo, al salir del país.  El correo advertía a los residentes permanentes estadounidenses quienes viajarán de regreso a E.U., que el Departamento de Aduanas y Seguridad Fronteriza estaba presentándoles un documento para renunciar a su residencia.  Las llamadas buscaban confirmación de esta posibilidad. 

Definitivamente, esta administración será más rígida.  Es muy probable que entrevisten a los residentes estadounidenses más profundamente, que cuestionen la residencia de quienes no viven en Estados Unidos o quienes pasan largo tiempo fuera del país. ¡Y estarían en todo su derecho!  ¿Cuántos residentes estadounidenses conoces que viven fuera de Estados Unidos?

Quienes vivan en Estados Unidos, en cumplimiento con la ley, no tienen motivo para ser amenazados con un abandono de residencia.  Ellos tendrán pruebas para demostrar que su residencia principal es en Estados Unidos con comprobantes de domicilio, empleo, colegios, entradas y salidas del país, movimientos bancarios, por ejemplo.  Los que están en riesgo son quienes sólo cargan una tarjeta de residente, pero no cumplen con las obligaciones de dicho estado migratorio.  

La residencia permanente estadounidense  otorga ciertos derechos, incluyendo la protección de las leyes estadounidenses;  el derecho de vivir permanentemente e indefinidamente en EU  y la libertad de trabajar en cualquier oficio legal, sin restricciones.  Junto con esos derechos, vienen ciertas obligaciones. Cuando uno obtiene la residencia permanente, no sólo obtiene el derecho permanente de residir en E.U., sí no también la obligación de hacerlo.  Aunque un residente puede viajar libremente sin limitaciones; tener cuantas residencias guste, no debe de permanecer fuera de Estados Unidos por más de un año.  Inclusive, en mi opinión, una estancia fuera del país, por más de 6 meses, puede poner su residencia en riesgo.   Un residente legal no puede residir permanentemente en otro país, sin autorización previa.  Y para las autoridades, si un residente permanece fuera del país por un periodo prolongado, consideran que posiblemente el “residente” estableció su residencia en otro país, abandonando su estado migratorio en Estados Unidos.  Otros actos que pueden determinar un abandono incluyen: no presentar declaraciones de impuestos y declararse no-inmigrante en las declaraciones de impuestos.  

Un residente permanente es sujeto a perder su estado migratorio si se determina que ha abandonado su residencia en E.U.  Mantener la residencia no es solo cuestión de tener una dirección o un  lugar físico en donde vivir.   Implica tener la intención de residir en Estados Unidos permanentemente; así como mantener un domicilio; empleo; que sus hijos estudien en el país; pasar la mayoría de su tiempo en E.U., entre otros factores.En casos en donde las autoridades tienen sospechas o evidencia de que el residente no califica para dicha clasificación, definitivamente puede presentarle la oportunidad de renunciar o “abandonar” la residencia.  

La recomendación general, definitivamente, es nunca firmar una renuncia a su residencia, sin antes consultar a un abogado.  Como residente legal de Estados Unidos, tienen el derecho de tener una audiencia frente un juez y de estar representado por un abogado, en su defensa.  Desafortunadamente, cuando uno está detenido en inspección secundaria, por múltiples horas y bajo la presión de los oficiales, entiendo que muchas veces es más fácil firmar la renuncia.  
Para quienes viajan seguido y piensan pasar tiempo prolongado fuera del país o quienes se encuentran en situaciones que los mantienen fuera del país inesperadamente, hay acciones preventivas para conservar su estado migratorio sin riesgo.  Deben de consultar a un abogado para protegerse y estar en cumplimiento con la ley sin arriesgar su residencia. 

Para los residentes permanentes quienes NO residen permanentemente en E.U., posiblemente es tiempo de considerar la renuncia o tomar pasos concretos para retomar su residencia en el país.  Deben de revaluar los motivos por los cuales se emigraron.  Si no van a residir en E.U. permanentemente, consideren la renuncia antes de encontrarse en un problema.  La renuncia voluntaria normalmente no tiene repercusiones negativas y, en general, el ex-residente puede aplicar por una visa de turista inmediatamente.   Considero que esa opción es mejor que encontrarse en un juicio y no tener evidencia para defender su residencia.


¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!