Charlas de Guadalupe Loaeza

Guadalupe Loaeza


Sor Juana y la Virreina

2017-05-04

Ningún amor tan secreto como éste. Durante muchos, muchos, pero muchos años, nadie se imaginó que pudiera existir un amor entre la mejor escritora de nuestro país y la virreina de la Nueva España.

A pesar de que la poeta manifestaba una emoción muy encendida por esta noble que era tan bonita como inteligente, nadie se atrevió a pensar que las unía una enorme pasión. Lo curioso es que los poemas de la monja jerónima eran completamente públicos, circulaban en todos los medios, en la corte, entre la sociedad novohispana, pero todos pensaban que se trataba de elogios cortesanos, permitidos por la tradición literaria. 

Cuando los grandes estudiosos de Sor Juana (1651-1695) nos hablan de su poesía amorosa, nos dicen que de un modo u otro, la poeta supo del amor quizá antes de ordenarse como monja. Leamos lo que dice al respecto Octavio Paz en su maravilloso libro Las trampas de la fe: “Su vida erótica fue casi enteramente imaginaria, sin que por esto haya carecido de realidad e intensidad”. 

Cuando sus superiores le reclamaban acerca de sus poemas humorísticos o bien eróticos, sor Juana contestaba que ella escribía porque casi se le daban los versos de manera natural, pero sobre todo porque se los pedían. 

Si los virreyes le solicitaban uno que otro soneto, ella los tenía que hacer, y además estaba obligada a hacerlos según las convenciones. Eso quería decir que se tenía que presentar como una sierva, como una admiradora y una servidora. Lo más lógico era que se dirigiera a doña María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga, marquesa de la Laguna y condesa de Paredes de Nava (1649-1729), que era como se llamaba la virreina a la que tanto adoraba.

Cartas y poemas

Una de las cosas que más le gustaba hacer a esta escritora era mandar cartas. Dicen que le dedicaba muchas horas del día, y que en esas cartas mandaba poemas y regalos a todos sus amigos de la Nueva España y de Europa. Desafortunadamente, casi todas esas cartas desaparecieron y nadie ha visto las que mandó a la virreina. Se sabe que María Luisa se las llevó cuando tuvo que volver a España, y que las conservó toda la vida. Como es sabido, también se llevó los poemas de sor Juana y se hizo cargo de la edición del libro con las obras literarias de su amiga, el cual se titula "Inundación Castálida". 

Entre las muchas cosas que le escribió a su protectora, la llamó: “Venus del mar lusitano”, “Gran Minerva de Lisboa”, “Alto honor de Portugal” y “Alto asunto de la fama”. 

Desde el día en que se conocieron, María Luisa y Sor Juana se encantaron, no dejaron de escribirse. Siempre había un enviado del palacio que iba y venía llevando retratos, cartas, poemas, postres, invitaciones y todo tipo de regalos. 
En su mundo, Sor Juana se sentía sola e incomprendida, de ahí que una mujer sensible e inteligente como la virreina era casi un regalo celestial.

Pero lo que no se imaginaba Sor Juana era que todo esto no era más que un oasis. Cuando los virreyes se volvieron para Europa, la escritora se quedó a merced de sus enemigos. En uno de sus escritos sobre la monja, Antonio Alatorre, el gran conocedor de su obra, dice que cuando María Luisa dejó la Nueva España, en abril de 1688, su adorada quedó hundida en nostalgias y cavilaciones, y que fue entonces que escribió ese maravilloso poema que dice: “Detente, sombra de mi bien esquivo, / imagen del hechizo que más quiero”.

Sí, sor Juana quedaba sola, sin su amada María Luisa, y la única manera de retenerla fue como dice al final de ese poema: “te labra prisión mi fantasía”. De ahí que el estudioso concluya con estas palabras: “La monja adoró a la virreina porque ésta fue su gran protectora, sí, pero en medida mucho mayor porque fue, en gran verdad, el gran amor de su vida”.

Ahora que han pasado tantos siglos, se puede hablar por fortuna de este gran amor. 


¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!