Salud Oral

Luis Ernesto González Martínez


Pacientes fumadores, salud oral

2017-08-14

Recibir pacientes fumadores en mi consulta es algo frecuente. Lo interesante de esto es el conocimiento que tienen ellos con respecto a las consecuencias del cigarro, no sólo a nivel odontológico, sino también a nivel sistémico y aun así aceptan el riesgo.

Es importante saber que el cigarro no sólo causa problemas en los dientes como la pigmentación de éstos, también podemos encontrar daños en los tejidos periodontales (encía y hueso) que dan soporte a estas estructuras al grado que puede causar una pérdida prematura de las piezas dentales.

De hecho la Asociación Americana de Periodoncia considera al cigarrillo como uno de los factores de riesgo más importantes que pueden acelerar el proceso de las enfermedades periodontales principales.La probabilidad de presentar una de estas condiciones es tres veces mayor en fumadores (personas que fuman más de 10 cigarrillos diarios) que en pacientes que no presentan este hábito.

¿Cómo es esto posible?

Lo primero que debemos de considerar es que las enfermedades periodontales más comunes como la gingivitis y la periodontitis  son consecuencia de la falta de higiene y el aumento en el número de bacterias que están asociadas a estas condiciones.

Cuando nos enfrentamos a un paciente fumador, las bacterias consideradas patógenas aumentan aún más el número, lo que favorece a la aparición y avance rápido de las enfermedades periodontales.

Entonces, si las enfermedades periodontales son causadas por bacterias, ¿mi cuerpo no trata de eliminarlas por mis defensas?  

Esto es correcto, las defensas de nuestro cuerpo siempre tratan de eliminar esa infección que sucede en los tejidos periodontales, desafortunadamente no lo hace por completo lo cual hace que la enfermedad persista o avance. El problema se hace mayor cuando el paciente fuma, ya que la función de ciertas células de defensa (neutrófilos) se ve afectada por consecuencia la enfermedad periodontal persistirá y hará que avance con mayor rapidez.

Otros de los signos y síntomas que se deben de tener en cuenta en un paciente fumador, son el mal sabor de boca y el mal aliento que emana de la cavidad oral. También es posible percibir movilidad en los dientes. A diferencia de un paciente de una enfermedad periodontal y no son fumadores, el sangrado se podrá observar, pero en un paciente fumador, no se podrá observar ya que los pequeños vasos sanguíneos que se encuentran en las encía se contraen, lo que hace difícil identificar cualquiera de estas condiciones.

Es necesario que estas personas puedan acudir para recibir atención odontológica especializada en el área de la periodoncia para tomar un  tratamiento que pueda disminuir el número de bacterias en boca mediante procedimientos de limpieza.

También es importante tener en mente que fumar es un factor de riesgo, y que si este no se disminuye la cantidad de cigarrillos, los resultados que se pueden obtener del procedimiento no podrán ser los óptimos; pero si el paciente deja el hábito los resultados clínicos del tratamiento son óptimos.


¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!