Con final feliz

Jennifer Del Río


Ser madre, ¿instinto o vocación?

2019-05-08

“La vida no viene con un manual de instrucciones, viene con una mamá”.

Seguramente has oído esta frase y te hace pensar lo que a mí: Que una madre estará siempre presente para protegernos, guiarnos, enseñarnos y sobre todo, para amarnos. 

Todo se arregla en los brazos incondicionalmente amorosos de mamá. 

Estoy segura que la mayoría de las lectoras aquí son madres, al igual que una servidora. Recuerdo cuando me dieron la noticia de que esperaba mi primer hijo, tenía 24 años y no aguantaba por ser mamá: soñaba con que mi primero hijo fuera varón y no cabía de alegría cuando me lo confirmaron. Nada me animaba más que el pensamiento de tener a mi bebé en brazos y cuidarlo todo el tiempo. 

Ilusiones y realidad

Indudablemente las que ya llevamos un tiempo en la “profesión” de ser mamás, sabemos que hay mucha diferencia entre las ilusiones y la realidad. Estamos de acuerdo que es la labor más extenuante que existe y que es 24/7. Aún así, somos pocas las que decidimos quedarnos sólo con uno; por alguna razón, nos abraza ese deseo de volver a experimentar el sentimiento que conlleva el dar a luz y proteger un ser humano. 

¿Soy una Buena madre?

La pegunta que todas nos hacemos. Sabemos que en estos tiempos tan demandantes hay que hacer malabares para repartirnos en dos –o tres o cuatro- y lograr en 24 horas todos nuestros objetivos diarios, combinando la maternidad con la vida en pareja, el trabajo, ocho horas de sueño (con suerte), ejercicio, esparcimiento, estudios, deberes, etc., dejando poco tiempo para pasarlo con nuestros pequeños. 
Ciertamente no siempre estaremos en la mejor disposición ni humor y, como todo ser humano, cometemos errores o decimos las palabras equivocadas. Lo inteligente es darnos cuenta y mantener el control.

Tiempo de calidad

Sea cual sea el tiempo que tengamos para ofrecerles, hagamos que ese tiempo sea valioso y de calidad. Después de todo, lo que al final va a impactar más que el tiempo, es el amor que les ofrecimos. Ellos recordarán nuestra sonrisa al recogerlos de clases o al llegar a casa, esos besos, abrazos de oso junto con cosquillas, esa película que nos sentamos a ver con ellos compartiendo opiniones. Esos son los sentimientos que se quedan incrustados en su corazón y los que los harán crecer con seguridad y autoestima. Si usted es de las mamás que está todo el tiempo con ellos, pero de mal humor, lamento decirle que los resultados no serán muy satisfactorios.

Otro detalle que no debemos pasar por alto es la comunicación, el siempre preguntarles como estuvo su día y cómo se sienten, hacerles saber que nos pueden compartir cualquier cosa sin ser juzgados. Aceptar y validar sus decisiones les enseña que son seres humanos valiosos; que pueden opinar y decidir lo que es mejor para ellos.

No lo podemos hacer todo, no tenemos la solución a todo, pero podemos amarlos infinitamente, entenderlos y ayudarlos con amor; ese amor que nos dejará decir, definitivamente, que ser madre es algo bellísimo.
Por último: El mejor regalo que nos podemos darnos a nosotras mismas y por ende a nuestros pequeños, es el ser una mujer realizada y una madre feliz. 


¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!