Con final feliz

Jennifer Del Río


Duerme suficiente

2019-07-16

Cuando se insiste en la necesidad de tener unos hábitos de vida saludable, siempre se hace mención a la alimentación y al ejercicio físico. Pero por muy bien que comamos y por mucha actividad física que hagamos, la vida y el día a día se nos hará más duro si no hemos dormido lo suficiente. 

Dormir poco tiene graves consecuencias sobre la salud, altera las funciones del organismo, y reduce la esperanza de vida, la consolidación de memoria o el estado físico de las personas.
Se sabe que la mitad de las personas en Estados Unidos, duerme en promedio menos de 7 horas, lo cual está bajo de lo normal. Lo más sano es dormir 8 horas.
“Dormir mal influye en la concentración, en la atención, así como en el estado de ánimo de una persona. Con el tiempo pueden desarrollar ansiedad y depresión. Del mismo modo, repercute también en el rendimiento escolar, laboral y social. Y, dependiendo del trastorno que se tenga, puede acarrear consecuencias importantes”, señala Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid.
De ahí la importancia de tener una buena higiene del sueño, ya que este no se recupera por muchas horas de siesta que nos echemos o por levantarnos más tarde. Cuando dormimos poco, acumulamos un cansancio que a la larga puede pasar factura.
Mente exhausta
Un cerebro cansado es un cerebro disminuido. Aquellos individuos que duermen menos tienen más torpeza mental, por lo que cometerán más errores que las personas que descansan adecuadamente. 
“La falta de sueño afecta al cerebro generando un bajo rendimiento. Esa persona no estará fresca durante el día, no pensará con agilidad, le faltará concentración y no prestará atención. Todo esto puede provocar unas consecuencias graves, sobre todo, si trabaja como conductor, piloto, cocinero, etc.”, afirma Pareja.
Cómo puede afectar la salud
Los trastornos del sueño son un factor de riesgo importante que provocan todo tipo de dolencias, que van desde la obesidad hasta enfermedades cardiovasculares.
Si realmente uno duerme mal porque tiene apnea del sueño o algún otro trastorno, puede sufrir un riesgo cardiovascular e incrementar el riesgo de padecer un infarto cerebral. También aumenta las posibilidades de sufrir hipertensión, y esta a su vez es un factor de riesgo tanto de infarto cerebral como de hemorragia.
Queridos lectores, ya tenemos suficiente información para darnos el derecho a descansar más, nos damos cuenta de que dormir no es un lujo sino una necesidad.
¡Dulces sueños!


¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!