Armonía y Estilo

Clara Villareal


El mito de la soledad

2019-08-14

Viene cierta sensación de incomodidad cuando todos están reunidos y nosotros, aparte. Cuando todo el mundo está casado, o tiene pareja… cuando empiezan a llegar los hijos, el primero, el segundo, el que completa la familia. La soledad nos hace sentir mal. 

Sin embargo, este malestar inicial no quiere decir que de hecho “algo ande mal”, empezando porque es imposible estar solos. En el sentido más estricto, jamás estamos solos. Tenemos familiares, vecinos, colegas, conocidos, una lista interminable de contactos en el celular. Vivimos en metrópolis cada vez más pobladas y complejas. No estamos solos. 

Ahora, es importante diferenciar entre soledad y aislamiento social. El aislamiento social sí puede hacernos daño, porque necesitamos unos de otros para sobrevivir. Pero la soledad, cuando la manejamos bien, puede abrirnos un espacio magnífico para el crecimiento. 

La soledad, cala en un inicio, nos da miedo, porque es imposible mentirnos a nosotros mismos. Sabemos lo que estamos haciendo bien y lo que va mal, tenemos plena visibilidad sobre quiénes somos y nuestras capacidades en su justa medida. Pero una vez superada esta sensación ganaremos un gran conocimiento sobre nosotros mismos, tendremos control sobre lo que nos altera y creceremos como nunca antes. La soledad es la plataforma de la madurez emocional. 

En soledad aprendemos a estar con nosotros mismos, a amarnos, a aceptarnos y, si somos completamente honestos, ¿cómo podríamos estar bien con alguien más si no lo estamos con nosotros mismos?

Abrazar la soledad es aceptar nuestra libertad, con los límites y responsabilidades que esto implica. Es saber que la responsabilidad de nuestro bienestar emocional, económico, de nuestra salud y nuestra sensación de felicidad no depende de nadie más que de nosotros mismos. No es justo establecer una relación de pareja, por salir rápido de la soledad, y encima exigirle al otro que se encargue de satisfacer todas nuestras necesidades y, además, que nos haga felices. 

Se puede amar sin depender, cuando cada quien tiene una vida plena, cuando es capaz de dar, y al mismo tiempo de recibir. Una relación de pareja sana funciona cuando hay una entrega mutua sin dependencia. Y para llegar a eso, primero, hay que aprender a estar solos. No significa estar encerrados en una habitación o bloquear nuestras redes sociales. Se trata de asumir lo que nos corresponde, aunque pese, y tener cada día algo qué hacer, con una intención y un propósito grande, trascendente. 


¿Te gustaría ser parte de nuestra próxima edición?

Una revista que forma parte de la vida social de los dos Laredos. Abordando temas de interés para las familias y la comunidad que tiene una vida social activa.

NUEVO LAREDO
(867) 711.9974
LAREDO, TX
(956) 712.9801

ÚNETE A NUESTRO MAIL CLUB

¡Recibe actualizaciones en tu correo!

SUSCRIBETE A LA REVISTA

Recibe nuestras ediciones cada mes!

Haz Click Aqui!