Medita en tiempos de crisis

2020-07-31 / CULTURA /

En tiempos de incertidumbre, es normal sentirse ansioso o atemorizado.
El miedo es una respuesta natural a la amenaza existencial de la muerte. Nuestro cerebro ha evolucionado para reaccionar de manera inmediata a las posibles amenazas, y es muy común sentir impotencia hacia los problemas que están mas allá de nuestro control.
Pero los sentimientos secundarios desalentadores son más dolorosos que el miedo en sí.
Si sentimos que las cosas no deberían de ser así, este es un sufrimiento que añadimos innecesariamente a nuestra realidad.
No podemos evitar el envejecimiento, la enfermedad, y la muerte. Éstas en algún momento llegarán, independientemente de la pandemia. Lo que si podemos hacer es deshacernos de la idea que “las cosas no deberían ser así”, y el dolor psicológico.

El venerable GesheLhakdor, quien es director de la biblioteca de trabajos y archivos Tibetanos, menciona que, antes de la pandemia, nuestro enfoque estaba volcado hacia el exterior y hacia los bienes materiales.Nuestra vida era muy agitada; vivíamos siempre corriendo y por ello descuidamos nuestra paz mental. Descuidamos la capacidad para adaptarnos, la paciencia, la compasión y el amor que debimos haber desarrollado.

Cuando eres forzado a aislarte después de llevar una vida ajetreada, es cuando surge la depresión y la ansiedad. Pero no ayuda en nada el bloquear tu capacidad cognitiva cuando estás enfrentando problemas.

Una herramienta que puede ser de mucha utilidad en estos tiempos caóticos es la meditación. Su santidad el XIV Dalai Lama recomienda meditar en la mañana a aquellos que están teniendo dificultades en ajustarse al aislamiento, o que están sufriendo de la ansiedad que genera el ajustarse a las restricciones de una pandemia.

Aún cuando al principio comiences con una meditación de 1 segundo, puedes incrementarlo a 1 minuto, luego a 5 minutos, y después a 10 minutos.

Para llegar a un estado de tranquilidad, el primer paso es calmar a nuestro sistema nervioso simpático. La manera mas simple de hacerlo es tomando inhalaciones largas y profundas. Se recomienda hacer tres respiraciones profundas, contando hasta cinco al inhalar, y contando hasta cinco al exhalar. Con cada exhalación, se deja ir la tensión. Esto empezará a calmar el sistema nervioso. Nuestra respiración puede ser la base para salir de ese circulo vicioso de pensamientos de angustia y nos puede traer de vuelta a nuestros sentidos.

“Estos son tiempos difíciles a nivel global… no necesitamos añadir mas depresión, ira, y desaliento a lo que estamos enfrentando. Es esencial que aprendamos a relacionarnos sanamente con estos tiempos difíciles” – PemaChödrön

 

Compartir esta nota
Búsqueda
Registrese
Reciba noticias diaras en su correo!
Facebook