¿Quién es la nueva vicepresidenta de Estados Unidos? (VIDEO)

¿Quién es la nueva vicepresidenta de Estados Unidos? (VIDEO)

2020-11-09 / PERSONAJES / Con información de The New York Tim

 

Desde los primeros días de su infancia, a Kamala Harris se le enseñó que el camino hacia la justicia racial era largo.

Durante la campaña, Harris solía hablar de quienes la habían precedido, de sus padres, inmigrantes atraídos por la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, y de los antepasados que habían allanado el camino.

Cuando subió al escenario en Texas días antes de las elecciones, Harris habló de ser singular en su papel, pero no solitaria.

“Sí, hermana, a veces podemos ser las únicas que se parecen a nosotras caminando en esa habitación”, dijo a una audiencia mayoritariamente negra en Forth Worth. “Pero lo que todos sabemos es que nunca caminamos solas en esas habitaciones, estamos todas juntas en esa habitación”.

 

Con su ascenso a la vicepresidencia, Harris se convertirá en la primera mujer y la primera mujer de color en ocupar ese cargo, un hito para una nación convulsionada, que lidia con una historia dañina de injusticia racial que, una vez más, quedó expuesta en unas elecciones divisivas. Harris, de 56 años, encarna el futuro de un país que se vuelve más racialmente diverso, incluso si la persona elegida por los votantes para liderar el binomio es un hombre blanco de 77 años.

El hecho de que haya ascendido más alto en el liderazgo del país que cualquier otra mujer subraya el extraordinario arco de su carrera política. Exfiscala de distrito de San Francisco, fue elegida como la primera mujer negra en servir como fiscala general de California. Cuando fue elegida senadora de Estados Unidos en 2016, se convirtió en la segunda mujer negra en la historia de la cámara.

Casi de inmediato, se hizo un nombre en Washington con su fulminante estilo en las audiencias del Senado, interrogando a sus adversarios en momentos cruciales que, a veces, se volvieron virales.

Sin embargo, lo que la distinguió fue su biografía personal: hija de padre jamaicano y madre india, estuvo inmersa en temas de justicia racial desde sus primeros años en Oakland y Berkeley, California, y escribió en sus memorias de los recuerdos de los cantos, gritos y “mares de piernas que se movían” en las protestas. Recordó haber escuchado a Shirley Chisholm, la primera mujer negra en organizar una campaña nacional para la presidencia, hablar en 1971 en un centro cultural negro de Berkely que frecuentaba cuando era niña. “¡Háblame de fuerza!”, escribió.

 

Después de varios años en Montreal, Harris asistió a la Universidad Howard, una universidad históricamente negra y una de las más prestigiosas del país, y luego trabajó como fiscala en casos de violencia doméstica y explotación infantil. Habla con facilidad y a menudo de la muerte de su madre, investigadora del cáncer de mama; de su marido blanco y judío, Douglas Emhoff, que hará historia por derecho propio al convertirse en el primer segundo caballero; y de sus hijastros, que la llaman Momala.

Fue una historia que trató de contar en la campaña electoral durante las primarias demócratas con un éxito desigual. Al iniciar su candidatura con homenajes a Chisholm, Harris atrajo a una multitud en Oakland que sus asesores calcularon en más de 20.000 personas, una tremenda muestra de fuerza que la estableció inmediatamente como una de las principales candidatas en la campaña. Sin embargo, al competir por la nominación contra el campo de candidatos más diverso de la historia, no logró captar una oleada de apoyo y se retiró semanas antes de que se emitieran los votos.

Parte de su desafío, especialmente con el ala progresista del partido a la que buscaba conquistar, fue la dificultad que tenía para conciliar sus anteriores cargos como fiscala general de California con las tendencias actuales de su partido. Luchó por definir su agenda política, vacilando sobre la atención sanitaria e incluso su propio ataque al historial de Biden en materia de raza, quizás el ataque más duro que él enfrentó durante la campaña de las primarias.

“La política tiene que ser relevante”, dijo Harris en una entrevista con The New York Times en julio de 2019. “Ese es mi principio rector: ¿es relevante? No, ‘¿es un bello soneto?’”.

Pero también es esta falta de rigidez ideológica lo que la hace muy adecuada para la vicepresidencia, un papel que exige moderar los puntos de vista personales en deferencia al jefe. Como nominada a la vicepresidencia, Harris se ha esforzado por dejar claro que apoya las posiciones de Biden, incluso si algunas difieren de las que apoyó durante las primarias.

 

La pequeña hermandad de mujeres negras en la política federal también ve a Harris como una mentora y una aliada, y alaba su defensa de temas como la mortalidad materna negra y la legislación contra los linchamientos que normalmente no han recibido la atención que puede seguir a una marca política de alto nivel.

 

“No hay muchas mujeres negras que hayan estado en el nivel más alto de la política en este país. No hay tantas mujeres negras que se hayan postulado en elecciones muy competitivas”, dijo Underwood, quien se convirtió en la mujer negra más joven elegida al Congreso en 2018. “Tener la oportunidad de aprender, ser aconsejada y conocer a alguien que lo haya hecho, es algo que encuentro increíblemente valioso”.

200

Compartir esta nota
Búsqueda
Registrese
Reciba noticias diaras en su correo!
Facebook